La importancia de saber la diferencia entre el Salario Bruto y el Salario Neto

 En rrhh

En estos años de carrera profesional, una de las mayores problemáticas que me encuentro es explicar la diferencia entre salario bruto y salario neto a candidatos/as, compañeros/as, familiares y amigos/as. Tener claro qué es el salario bruto y qué es el neto te evitará malentendidos y sorpresas en el momento de recibir tu nómina. Y es que algo tan habitual como negociar un nuevo salario, puede convertirse en un quebradero de cabeza.

¿Qué es el salario bruto?

El salario bruto es la suma de todas las cantidades que te corresponden por el tiempo que has trabajado antes de impuestos y descuentos. Se calcula anual, mensual o diario. Dicho un poco más técnico, es tu salario base más complementos salariales (plus convenio, plus nocturnidad…), más otros complementos no salariales (los que no están relacionados directamente con tu tarea, como por ejemplo el plus transporte, dietas…) y más la parte de salario en especie que tuvieras, antes de las deducciones de IRPF y de Seguridad Social que suelen descontarse.

¿ Por qué “me quitan” unos importes para Hacienda?

Muy simple. Todos estamos obligados a aportar nuestro granito de arena al Estado para mantener servicios básicos como la educación, la sanidad, las infraestructuras… Por lo tanto, toca colaborar y pagar la parte que, como trabajador, te corresponde (ojo, las empresas también están obligadas, pero esto es una cuestión aparte). Piensa que estás dando un “cachito” de tu salario para bienes y servicios comunes, no va a fondo perdido.

En el caso de Hacienda, la parte que aportas es la que te aparece en la nómina con el nombre de “retención de IRPF” y es un porcentaje que se aplica en función de tu situación personal (hijos, estado civil, condiciones físicas, personas mayores a cargo…) y del salario bruto anual que hayas pactado. Todo lo que te descuenten en el IRPF se llama tributar. Por lo general, cuantos mayores ingresos tengas y menos obligaciones personales, más te quitarán en concepto de IRPF. En cualquier caso, debes saber que si te han aplicado un porcentaje mayor que el que realmente te corresponde, en tu declaración de la renta se hará el ajuste correspondiente y la Agencia Tributaria (AEAT) te devolverá lo que te debe. Al contrario sucede lo mismo: si se ha practicado una retención inferior a la real, tendrás que pagar la diferencia a Hacienda.

Si te quieres hacer una idea aproximada, una persona que gane unos 22.000 €/bruto año casado/a sin hijos le pueden retener un 13% y si tuviera 1 hijo puede rondar un 11% (insisto, cantidades aproximadas). Tienes a tu disposición una herramienta de autocálculo de retenciones de la Agencia Tributaria (AEAT) para que compruebes cuál te puede afectar. Ojo, si te han contratado en el año o tu contrato es inferior a los 12 meses, el tipo de retención puede ser el mínimo, el 2%.

¿Y también me descuentan cantidades para la Seguridad Social?

En el caso de la Seguridad Social, la parte que te quitan va en función de tu situación laboral  (contrato indefinido, temporal, jornada completa, parcial…) y aparece en tu nómina, en la parte de “aportaciones a la SS por parte del trabajador”. Ten en cuenta que estas cantidades sirven para la hucha de las pensiones, por si pierdes tu trabajo, por si estas de baja médica, por si eres padre/madre y necesitas estar al cuidado de tu hijo… Es como si invirtieras ese dinero para tener una ayuda en algún momento cuando no pudieras trabajar (prestación o subisidio). Por esto, todo lo que te descuenten de Seguridad Social se llama cotizar.

¿Qué es el salario neto?

Es la cantidad que realmente ves en tu cuenta bancaria, la que te ingresan. Dicho de otra forma, es el importe que se obtiene de restar del salario bruto la retención en el IRPF y las aportaciones que te toca hacer a la Seguridad Social. Por esto, el sueldo bruto es mayor que el neto.

¿Por qué me ofrecen un salario bruto anual?

Después de leer el apartado anterior, uno puede pensar que lo mejor es negociar lo que realmente va a ganar, así se entera de lo que va ingresar. Esto es un error que se comete muy habitualmente.

El salario bruto anual corresponde al total que tu empresa va a pagar por ti. Ni más ni menos (salvo que tengas algún concepto de retribución variable). Esa cantidad es la referencia a tener en cuenta para practicar las deducciones y descuentos que te corresponde.

El que las empresas ofrezcan un salario bruto anual es porque no saben de antemano qué porcentaje de retención de IRPF deben aplicar y porque desconocen tu situación personal en el momento de la firma del contrato. Para ello, debes de aportar el modelo 145 (lo suele facilitar las empresas). Todas las partes interesadas (tú y tu empresa) debéis de hacer las cosas bien, para que luego no haya “sustos” y errores por lo que haya que pagar posteriormente. Por eso, vuelvo a insistir, te hablan en cantidades brutas.

Conclusiones

  1. Pactar un salario neto, a pesar de que es lo que realmente vas a cobrar, tiene muchos riesgos tanto para la empresa como para ti. Uno de ellos es que no te enteres de lo que realmente están pagando por ti ni lo que tú tienes que pagar por tus obligaciones con Hacienda y con la Seguridad Social.
  2. Si no se ha practicado una correcta retención puede que te toque pagar lo que debes o incluso dependiendo de la gravedad, asumir una sanción económica.
  3. Con relación al punto anterior, gracias al bruto anual sabes lo que pagas de IRPF (posteriormente, se reflejará en tu Declaración de la Renta Anual). Puedes hacer las consultas en este enlace
  4. Siempre es mejor acordar un salario bruto anual porque es lo que la empresa va a pagar a la Seguridad Social, a Hacienda y a ti.
  5. Para pedir ayudas, subvenciones, becas… la referencia que toma las Administraciones Públicas es el bruto anual.
  6. En los contratos de trabajo, siempre debe aparecer el salario bruto. Aquel que haga mención sólo al neto, es nulo.
  7. El bruto te ayuda a calcular el importe de prestaciones en la Seguridad Social, por si quisieras conocerlas (p. ej. qué importe de paro tendría si me despidieran o qué prestación de jubilación me quedaría…).

Si tienes alguna duda o aportación, estoy a tu disposición para atenderla. ¡Buen día y muchas gracias por leerme!

Recommended Posts

Tu comentario

Escribe tu búsqueda y pulsa Enter

Esta web utiliza cookies de analítica web y redes sociales. Puedes aceptarlas, rechazarlas o cambiar su configuración en tu navegador. Infórmate o revoca tu consentimiento visitando la página de política de privacidad.