Un líder, ¿nace o se hace?

 En rrhh

Hay muchos artículos y publicaciones que analizan el fenómeno del liderazgo y cómo una persona es capaz de dirigir y de motivar a un grupo de individuos para un objetivo. Se ha estudiado estilos, carácteres, formas de organizar el trabajo… pero alguien se ha preguntado ¿cómo una persona llega a ser líder? Esas aptitudes que debe reunir, ¿son propias de la persona? ¿Son innatas o las adquiere uno/a mismo/a durante su carrera profesional o educación personal?

Concepto de “líder”

Para empezar, hay tener en cuenta qué es lo que conocemos como “una persona líder“. Hay muchas definiciones pero he seleccionado las siguientes. Podéis elegir la que más os guste:

  1. Un líder es una persona que tiene poder de dirigir o guiar un grupo de personas bajo su mando, su influencia y el respeto mutuo.
  2. Es aquel que se esconde ante los éxitos y aparece cuando no sale bien las cosas.
  3. Es quién tiene la capacidad de influir positivamente en el otro para el logro de un fin valioso, común y humano.

Con estas definiciones podemos llegar a la conclusión de que una persona es líder cuando tiene las siguientes aptitudes: empatía, influencia sobre los demás, convicción, motivación, persistencia y generación de entusiasmo.

La persona líder nace

En tu círculo social seguro que habrás notado que siempre hay una persona que “tira del carro”: propone planes, le gusta organizar viajes, fija horas de quedar, te asesora en la compra de algo que quieres,… está ahí y te dice lo que tienes que hacer o al menos, influye.

Ese tipo de personas no necesitan que alguien les diga lo que tienen que hacer; saben lo que tienen que hacer. No leen libros de coaching sobre liderazgo, ni de autoayuda ni se les pasa por la cabeza conocer qué han hecho otros para lograr sus éxitos. Tienen una convicción suficiente sobre ellos/as mismos y creen que sus decisiones son las más apropiadas para ese momento.

Hay aptitudes que se heredan genéticamente como la inteligencia, la astucia o el carisma pero además esa persona líder debe de reunir otras aptitudes necesarias para guiar a su grupo de personas como la empatía y la diplomacia. Una persona puede ser un/a líder innato/a pero debe de adquirir cualidades para pulir y potenciar su liderazgo.

Por lo tanto, a mi juicio, una persona puede sobresalir y puede ser líder como lo vemos en el día a día, pero debe de complementar esas aptitudes con educación y sobretodo con experiencia. Decía un pensador español que “el futuro está en la infancia y en la juventud pero ambas están en manos de la educación”. No olvidemos eso.

La persona líder se hace

Yo defiendo la idea de que un líder se hace. Como acabo de señalar, puedes tener unas cualidades que te ayuden a destacar sobre los demás pero si no sabes transmitir, si no sabes escuchar, si no eres capaz de actuar en momentos clave, si no tienes a alguien que te guíe y te asesore antes en la toma de decisiones… pierdes toda habilidad para dirigir a un equipo de personas.

Todos tenemos un líder en nuestro interior. Todos hemos tenido que decidir cuestiones importantes a lo largo de nuestras vidas y por lo tanto, sólo nos hace falta convicción e iniciativa.

Una persona líder se construye y se crea en la formación, pero además tienes que mostrar voluntad de que quiere serlo. Si esa persona asume responsabilidades, toma decisiones, soluciona problemas, hace frente a situaciones difíciles… ¡por qué no! Le permitirá forjarse como un auténtico líder.

La propia experiencia personal hará que nos contagiemos y adquiramos esas aptitudes necesarias para ser un líder y complementará a nuestra formación. Es necesario tener las ideas claras y una visión global de lo que queremos obtener.

Conclusión

Como he escrito antes, a mi juicio, el líder se hace. Se sustenta de su educación, de su experiencia personal y de su grupo de trabajo. Necesita de terceras personas para sacar todo su potencial y luego, ponerlo en práctica.

El ser líder se debe de transmitir y de comunicar. Tan importante es dirigir y mostrar entereza en momentos difíciles como delegar en tu círculo cercano, en tu equipo de trabajo.

Tu negocio persistirá si eres una persona líder, si sabes elegir a tu equipo y rodearte de personas con talento. Debes de tomar decisiones, dejar asesorar, escuchar e interpretar. Motiva, comunica tu convicción y muestra que con esfuerzo, se conseguirá el objetivo planificado.

¿Te consideras una persona líder? ¿Has nacido para ello? ¿Crees que puedes llegar a serlo?

Recommended Posts

Tu comentario

Escribe tu búsqueda y pulsa Enter

Esta web utiliza cookies de analítica web y redes sociales. Puedes aceptarlas, rechazarlas o cambiar su configuración en tu navegador. Infórmate o revoca tu consentimiento visitando la página de política de privacidad.